Cronología del Cine Mexicano

Ochoa Federico “Firulais”

Fecha de Nacimiento(Defunción): Guadalajara, Jal.

Nombre: Ochoa Federico “Firulais”
Disciplina: Personaje
Lugar y Fecha de Nacimiento:

Sinópsis Biográfica: Nació llamándose Federico Enrique Ochoa y Ochoa, de padres muy adinerados, que heredaron a su vez ingenios azucareros en las tierras bajas de Jalisco y Michoacán. Descendiente de capitanes y conquistadores, esta emparentado con la antigua aristocracia virreinal y rural de Jalisco. Federico desde muy pequeño fue inquieto, y luego calavera en su turbulenta juventud. Le tomó tiempo dilapidar en unión de una alegre pandilla de amigos irresponsables, la sólida fortuna familiar que amasada por 10 generaciones de trabajo y 300 años de ahorros; pero al fin la bohemia triunfó sobre el capital. Después de una leve incursión, que casi llamaremos pretexto, o dibutaciones profesionales, en los toros, el teatro y el matrimonio, el ya maduro Federico se dedicó de tiempo completo a la representación de payaso de cara enharinada y ropa de mojiganga.El apodo le vino de un día que paseaba con dos de sus primos por la calle, se les vino de pronto encima y a toda carrera un perrito que escapaba de una casa; tras él, desolada, su dueña; una chiquilla que le gritaba “Firulais”, ven “Firulais” toma, “Firulais”. Federico se embobó con la muchacha y los primos cazaron al vuelo la broma y guasones le dijeron a Federico “ándale Firulais te hablan”, entonces Federico adoptó el nombre del perro para él y desdobló su personalidad en dos sedes, uno en físico con el que nació llamado Federico Ochoa y el otro el que brotó o nació de su mente como parte de Minerva y que creó sus deseos y apariciones y lo vistió de la personalidad inocua e intrascendente de payaso.Curiosamente, con ese tacto de la volición semiconsciente o casi consciente, Federico se sitúa en la misma linea de los filósofos cínicos griegos que desde su personalidad casi animal, fustigaban a la sociedad y también dentro de la actitud o postura tan mediterránea de los vagabundos y pícaros, casi mendigos, casi malvivientes pero libre de espíritu y personajes de la que se llamó la picaresca en los siglos XVII y XVIII, o finalmente los desprendidos y pobre honrados héroes románticos del siglo XIX.
------------------------------------------------------------------------
Villaseñor y Villaseñor Ramiro “ Las calles de Guadalajara “ (Tomo 3 p 107-109)
------------------------------------------------------------------------

------------------------------------------------------------------------
Derechos Reservados ®1999 Fomento de las Artes de Jalisco A.C.


Ir al menu